La ciudad de Venecia

Venecia

Venecia y su historia

La ciudad desde arriba, tiene la forma de un pez con la cola hacia el este, nadando en el mar. Son casi 120 islas repartidas en menos de 8 km cuadrados. Las lagunas a su alrededor, de poco fondo, eran una defensa natural perfecta, razón por la cual empezó a habitarse ya en el siglo 800 a.c.

Tuvo su esplendor durante la alta edad media. Pintores, músicos, arquitectos y políticos hicieron poderosa a esta ciudad y la convirtieron en un gran foco comercial y cultural que duró algunos siglos. Prácticamente desde sus comienzos fue una región independiente hasta la invasión napoleónica. El viajero Marco Polo, el pintor Tizziano, el compositor Vivaldi, el dramaturgo Goldoni, o el dibujante de cómics Hugo Pratt, son sólo algunos de sus célebres autóctonos. Ellos y sus obras confirman lo especial que fue. Todavía se puede percibir al recorrerla entre la niebla que casi siempre la puebla en las mañanas de invierno.

Después del descubrimiento de América, perdió hegemonía como intermediario comercial entre oriente y occidente. Durante el siglo XX la mayoría emigró a Mestre, la ciudad más cercana en tierra firme. El área industrial de Marghera generó muchos puestos de trabajo, y la vida diaria allí es más barata y fácil.

En la actualidad el acqua alta anega algunas partes de la ciudad dos veces al año, lo cual hace que muchos de los apartamentos bajos sean inhabitables.

Te puede interesar: Lo mejor de Venecia a pie y sin colas

Vivir en Venecia

Digamos que vivir en Venecia, la ciudad más bella del mundo, supone un esfuerzo y un privilegio. Sólo los venecianos que se han dedicado a negocios relacionados con el turismo se han quedado. Todos, sin lugar a dudas, están orgullosos de vivir aquí y a pesar de que se sienten algo agredidos por el turismo masificado, sobreviven gracias a él. Otra paradoja.

Siendo cada vez menos los auténticos venecianos, (reconocibles ellas por sus largos tacones que suben y bajan sin despeinarse los puentes empedrados, y ellos por sus brazos tatuados de marinero curtido) los estudiantes universitarios, tanto de otras partes de italia como extranjeros, toman las calles.

A mediodía, el rito obligado de los ciccheti, (como nuestras tapas y raciones) hace que sea muy fácil encontrar una plaza donde tomar un vino o el famoso Spritz (un sencillo cócktail que por menos de dos euros te refresca el día). La oferta gastronómica es abundante, pero es aconsejable acudir a los sitios que se recomiendan aquí o en otras guías, ya que hay muchos restaurantes a precios imposibles y comida normalita.

Los universitarios de arquitectura, filologías asiáticas, diseño y arte, repueblan las islas. La vida nocturna de club es casi inexistente más allá de las 2 de la mañana. Pero es fácil encontrar conciertos de jazz, reagge o música clásica a precios populares durante todo el año y especialmente en septiembre y octubre, cuando las plazas albergan conciertos gratuitos.

Dentro de un gran abanico donde elegir, (desde museos, iglesias, islas…), es bastante probable que cuando vayas te encuentres con alguna bienal. Si no es la de arquitectura, es la de arte. O el festival de cine que se celebra cada año en el Lido.

La ciudad entera se vuelca en estos eventos y hay actividades gratuitas en todas las galerías, palacios y fundaciones. De pronto, el universo cultural se concentra en una pequeña ciudad como esta y te puedes encontrar con el arte más contemporáneo dentro de un palacio renacentista.

Así. perdiéndose y encontrándose continuamente, es como se anda esta paradoja flotante, y por lo tanto esta guía no pretende ser más que un pequeño apunte para que te entren ganas de hacerlo por ti mismo. Tira el mapa y ponte a caminar.